Prensa

Sólo la verdad nos hará libres…

Tal fue el lema fundacional, en el año 1962, de uno de los más consolidados medios de prensa patagónicos: el diario Crónica, de Comodoro Rivadavia.

El apotegma, que los Antiguos Testamentos ponen en boca del propio Jesucristo, confronta –crudamente– al periodismo argentino, hoy, en su día.

Eran épocas de principios morales menos laxos, e ideologías explícitas y con doctrina pública. Por eso Jaroslavski en Entre Ríos, o Rajneri en Río Negro, o Roque González, Merayo, o José Sáez, en Chubut, de cara a la sociedad, sostenían sus diversos idearios.

Y eran propietarios y directores de verdaderas columnas de libre expresión, que con total transparencia señalaban su opinión demarcando claramente las fronteras con la certeza informativa.

Los tiempos devoraron los objetivos justicieros y románticos de aquel periodismo que ponía al frente propósitos morales y metas colectivas para la misión de informar.

Hoy la opinión pública es esclava de poderosas corporaciones económicas que acaparan medios, tecnologías y redes, esclavizando de modo subliminal a las masas, y sometiéndolas a sus conveniencias e intereses.

Entonces, se hace cierta, actual, y hasta posmoderna, la pretensión de Jesucristo.

Sólo la verdad nos hará libres.

Aunque el sólo intento de hallarla, y más aún, encontrarla en estado puro, sea un mero acto de fe.

Otras Noticias