Alfredo Luenzo

Senador de la Nación por Chubut

-PARLAMENTARIO-
Para Luenzo, el acceso a internet debe considerarse como un “servicio necesario”

El senador nacional consideró que el acceso a este bien cultural debe considerarse como de “consumo universal”, y que es necesario “implementar una tarifa social o un paquete de datos asociados a la AUH”.

El senador, y presidente de la Comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión Alfredo Luenzo presentó el documento “Nuevos escenarios de consumo. La demanda de bienes y servicios digitales”, que elaboró junto a Gerardo Sánchez Katz, Mariana Kunst y Federico Catalano del SINCA. El informe observa importantes cambios de hábitos en el consumo cultural en un periodo breve de tiempo, por ejemplo, que el uso de internet por celular pasó del 9% en 2013 al 75% en 2017. A su vez, el gasto familiar de los abonos de la canasta comunicacional creció casi en un 50% pasando de 4,4 al 7% del ingreso total del hogar, el 90% de los jóvenes tienen celular con datos/internet, y el uso principal es para escuchar música. Por esto, para el legislador “los datos muestran que algunos de los consumos culturales pasaron a ser bienes y servicios necesarios y por lo tanto inelásticos”.

Alfredo Luenzo sostuvo que “ante la situación de crisis económica que estamos viviendo, y entendiendo que la comunicación es un derecho humano fundamental, es necesario implementar una tarifa social o un paquete de datos asociados a la AUH”.

El trabajo toma datos del SINCA de la Secretaría de Cultura y de la EPH del INDEC, y expone que no existen diferencias de consumo en el uso de celular y de internet entre los jóvenes entre 13 y 24 años, ni por nivel socioeconómico, ni por regiones, ya que todos los valores son cercanos al 90%, es decir que se pueden considerar como consumos universales.

En este sentido, el senador nacional afirmó que informe evidencia “un nuevo escenario” en el cual el gasto en cultura digital se independiza cada vez más del ingreso: “La masificación de la conexión cambio patrones de consumo cultura, la forma de vincularse con los contenidos y el uso de tiempo disponible. Esto tuvo consecuencia sobre la relación de estos consumos, la variación del ingreso y el peso en el presupuesto de los hogares”, manifestó.

Tal como indica el trabajo elaborado por Sánchez Katz y Kunst y Catalano del SINCA, “ya no se puede analizar el conjunto de los consumos culturales como elásticos, lujosos y dependientes del ocio disponible. Se debe distinguir entre aquellos que pasaron a ser bienes y servicios necesarios (inelásticos) de aquellos que pueden dejar de consumirse ante una baja de ingresos (elásticos)”. Ya que como indican los autores “los cambios deben ser analizados tanto por sus consecuencias en los hábitos de la población como en la economía en su conjunto”.

Luenzo advirtió que “esto es de vital importancia para el sector privado que está cambiando sus modelos de negocio, como para el público que enfrenta nuevos desafíos que deben ser encarados con nuevas acciones, legislaciones y regulaciones”.

FUENTE: http://www.parlamentario.com