Noticias

-PARLAMENTARIO-
La Banca de la Mujer se solidarizó con las mujeres víctimas de violencia sexual

Luego de que Juan Carlos Marino hiciera su descargo, la titular de la comisión, Norma Durango, se pronunció sin hacer referencia a ese caso puntual, ni a su comprovinciano en particular. Luego otras senadoras y senadores avanzaron en el mismo sentido.

Gran expectativa había despertado el pronunciamiento del senador Juan Carlos Marino, a través del cual por primera vez él hablaría del tema en el que quedó envuelto por una denuncia de abuso sexual en su contra. Pero también la posición que expondría el resto del cuerpo, comenzando por la Banca de la Mujer.

Ninguno de los que habló se refirió al senador pampeano, ni al caso puntual que lo involucraba. Todos expresaron su solidaridad con las mujeres víctimas de violencia sexual en general, comenzando por la senadora pampeana Norma Durango, titular de la Banca e la Mujer. “Nos solidarizamos, nos revelamos contra la violencia sexual”, señaló la senadora peronista, que habló de “años de opresión en primera persona, poniendo el cuerpo y las palabras”.

“Ya no nos callamos más, gritamos todas y las historias se multiplican”, señaló Durango, que habló de una “humillación que todos sabemos que estaba naturalizada”. Luego apuntó: “Las mujeres de este Senado decimos ‘¿hasta cuándo?’”, y llamó a los hombres a “revisar sus masculinidades, hacerse cargo entendiendo de una vez y para siempre que hay una era que se terminó”.

La presidenta de la Banca de la Mujer señaló que “pedimos una justicia justa que investigue y condene con celeridad si son culpables de los hechos que se denuncian”, tras lo cual apeló a los medios de comunicación para que “asuman el compromiso de abordajes serios y dejen de hacer un espectáculo con el drama que golpea no solo a cada mujer, a la sociedad en su conjunto”.

Asimismo se comprometió a garantizar la aplicación del Protocolo de Prevención de la violencia que aprobó el Congreso de la Nación, como así también a “trabajar cada vez más para terminar con este flagelo que golpea a esta sociedad, por eso decimos: no es no”.

En su condición de vicepresidenta de la Banca de la Mujer, Gladys González adhirió a las palabras de su colega y expresó el compromiso personal y de todas las mujeres que integran la Banca de la Mujer para “mejorar la legislación argentina” en la materia. A continuación, repasó lo hecho por el Congreso los últimos años, citando puntualmente leyes como la que busca prevenir y erradicar toda forma de violencia contra las mujeres, o la que priva de la responsabilidad parental a los femicidas, la Ley Brisa, o proyectos importantes en estudio, como la que identifica el acoso callejero como una forma de violencia de género, o la Ley Micaela, que convertirían en ley este miércoles.

“Juntas y juntos todos no hay forma s de llevar adelante este cambio si no lo hacemos como sociedad -continuó-. Llevará tiempo, pero no vamos a dejar de hacer lo que cada uno debe hacer para construir una sociedad libre de machismo, libre de patriarcado”.

Luego fue el turno de la senadora kirchnerista María de los Angeles Sacnun, quien llevó el tema al terreno político, al cuestionar el presupuesto destinado por el Gobierno para las actividades relacionadas con la mujer. Mencionó particularmente el caso del Instituto Nacional de la Mujer, que dijo que cumple un “rol importante”, pero recordó que “fue degradado”, pues pasó de ser Consejo Federal a instituto y “se le bajó el presupuesto”. “También se han desfinanciado muchas de las políticas públicas que las mujeres declamamos”, señaló, para advertir luego que “con este modelo económico las grandes perdedoras somos las mujeres, porque todos los días se pronuncia más la brecha entre hombres y mujeres desde el punto de vista laboral, social, y económico”.

También hablaron los hombres. Marcelo Fuentes para hacer reverencia al tema de los fueros legislativos, Alfredo Luenzo para aclarar que no se trata de una guerra “mujeres contra hombres”, sugiriendo de paso que la Banca de la Mujer tendrían que integrarla también los hombres, habló de un nuevo paradigma y resaltó en ese sentido que “somos machistas en recuperación”.

También se solidarizó “Pino” Solanas y al final Magdalena Odarda pidió el tratamiento de la ley de Emergencia Social en materia de violencia de género, aprobada en el Senado y “metida en un cajón” al llegar a Diputados.

FUENTE: http://www.parlamentario.com

Otras Noticias