Alfredo Luenzo

Senador de la Nación por Chubut

Memorándum con Irán: CFK calificó la acusación de “disparate judicial, institucional y político”

La expresidenta expuso ante el Tribunal Oral Federal N° 8 para pedir el cierre de la causa elevada a juicio por “encubrimiento agravado” del atentado contra la AMIA, en la que está acusada como muchos miembros de su gobierno. duros cargos contra la justicia y contra el gobierno de Mauricio Macri.

La vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, se presentó este viernes ante el Tribunal Oral Federal N° 8, en el marco de una audiencia convocada para tratar los pedidos de nulidad formulados oportunamente contra la causa reabierta en 2016 sobre el Memorándum con Irán. En ese contexto, y durante una exposición que se extendió por más de una hora y que tuvo una fuerte carga política, la exmandataria calificó de “disparate judicial, institucional y político” la acusación que pesa en su contra, por la cual se la acusa, junto a otros miembros de su Gobierno, como “encubridores del más terrible atentado terrorista que sufrió nuestro país”, tal la definición que utilizó durante su mensaje.

En esa exposición, Cristina se remontó a la historia, señalando incluso las edades de los acusados cuando fue el atentado -“Andrés Larroque tenía 17 años (…), Oscar Parrilli quizás hasta tenía pelo”, señaló-, y llegó hasta la asunción de Mauricio Macri el 10 de diciembre de 2015, afirmando que a partir de entonces se registraron “hechos de gravedad institucional”.

Señaló en ese sentido la designación “por decreto” de dos miembros de la Corte Suprema, y “el ataque formidable que recibió la procuradora Alejandra Gils Carbó, que había sido elegida por amplia mayoría”.

Habló de “maniobras persecutorias para perjudicarnos a mí y a mi familia desde la UIF, la Oficina Anticorrupción, la AFI, la AFIP y el Banco Central”, y en el caso de la investigación del Memorándum con Irán dijo que “se intentó poner un tribunal oral a dedo, el número 9”, lo cual “fue abortado por la Corte frente a lo que iba a constituir uno de los mayores escándalos judiciales de los que se tenga memoria”.

Cristina defendió el Memorándum, asegurando que tenía como único objetivo permitir “que los acusados del atentado pudieran ser indagados”. Recordó la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman y la resolución del juez federal Daniel Rafecas que desestimó la misma. Llegó a cuando a la denuncia fue “resucitada” el 29 de noviembre de 2016. El juez Claudio “Bonadio tenía la mesa servida; me pide el desafuero, no lo logra, pero sí logra encarcelar al doctor (Carlos) Zannini, a Luis D’Elía y otros presos.

En su exposición, Cristina Kirchner fustigó a los jueces Gustavo Hornos Mariano Borinsky, vinculó a ambos con el expresidente Mauricio Macri por sus visitas tanto a la Casa Rosada como a Olivos, y se preguntó: “En serio quieren hacernos creer que estas causas son legítimas?”, afirmando que, por el contrario, “nunca vi algo así de ilegal. Es un escándalo monumental y los medios concentrados no dicen nada”.

La presidenta del Senado, que no presidió la sesión de este jueves seguramente por estar abocada a la preparación de su exposición ante el TOF N°8, sostuvo que “estamos acusados de ser encubridores del más terrible atentado terrorista que sufrió nuestro país. Es un disparate judicial, institucional y político esta acusación”.

A dos días de cumplirse un nuevo aniversario del ataque contra la AMIA, la vicepresidenta de la Nación también vinculó la acusación en su contra a los fondos buitre con los que Mauricio Macri terminó arreglando la deuda en 2016. En ese sentido exhibió una solicitada publicada por la Task Force Argentina en diarios europeos, en plena puja de su Gobierno contra los buitres. Según ella, la acusación por el acuerdo con Irán “no es solo una persecución”. Por el contrario, era “pagarles lo que querían a los buitres porque después de pagarles decían que venía la bonanza”.

En efecto, en un pasaje enarboló esa solicitada agrandada y expresó: “Esto era lo que se publicaba en los principales diarios europeos. Soy yo, con el entonces presidente de Irán Ahmadinejad, como que teníamos un pacto con el diario. Estas solicitadas las pasaba la Task Force Argentina, que era el grupo de choque de los fondos buitre para lograr doblarnos la mano. Me quisieron doblar la mano durante años, para que les pagara cualquier cosa, y me negué, me negué a pagarles cualquier cosa”, exclamó con la voz quebrada.

“¡Y pagaron!”, exclamó, afirmando que “lograron sacar el candado para que se pagara”, cosa que ella no había hecho. En cambio, dijo, “yo me banqué lo que me banqué y no me doblaron el brazo. No les pagué lo que querían porque era condenar a la Argentina a un endeudamiento fenomenal”.

Vía www.elparlamentario.com