Alfredo Luenzo

Senador de la Nación por Chubut

Luenzo analizó con importadores el impacto de la devaluación y las tasas en los empleos del sector

El senador nacional por Chubut Alfredo Luenzo mantuvo un encuentro con el titular de la Cámara de Importadores de la República Argentina, CIRA, Rubén García, en la cámara alta donde analizaron el impacto de la devaluación sobre el sector, la continuidad de las fuentes de trabajo, y las complicaciones que están generando en la estructura de financiamiento las elevadas tasas de interés que da como referencia el Banco Central a las entidades crediticias.

“El sector importador, como el 50% de las empresas en general, se encuentra en una grave situación y considera que la rentabilidad caerá en los próximos meses, teniendo en cuenta la baja en los márgenes de utilidad de las empresas a causa de la enorme inflación”, explicó Luenzo, y agregó que “además los importadores se ven imposibilitados de hacer frente a los compromisos asumidos en materia de importación de mercadería por la devaluación”.

Los empresarios expresaron preocupación por la “acelerada pérdida de poder adquisitivo” ya que “no hay mercado, la gente no pide mercadería. Cayeron la importaciones porque no pueden pagar el precio en dólares acordado, y subieron los precios de lo ya ingresado, por el efecto de la devaluación”, manifestó Luenzo.

“La situación se agrava cuando los empresarios aseguran que no podrán aumentar su dotación de personal y en muchos casos tendrán que despedir trabajadores”, aseguró el senador.

“Invité a los representantes del sector a trabajar en forma conjunta y buscar, desde mis posibilidades legislativas la manera de hacer frente a la situación, que es urgente. Es momento que el Estado haga su aporte, reduciendo la inflación, controlando la devaluación, bajando impuestos. El sector privado ya hizo su ajuste”, resaltó Luenzo.

Según datos de la consultora Ecolatina, las compras al exterior se redujeron -en valores- por primera vez desde diciembre de 2016 (2,8% en términos interanuales). Los datos resaltan el descenso abrupto de las cantidades importadas (-12%), mostrando su sensibilidad al freno de la actividad y el salto del dólar. La crisis cambiaria y el enfriamiento de la actividad contrajeron las importaciones y con ello se profundizó la situación del sector.