Prensa

Los 50 años de servicio con los gauchos del aire

Así como el caballo criollo fue el medio de transporte natural de los pobladores rurales en toda la historia argentina, el recuerdo en estos días de los 50 años ininterrumpidos de los aviones canadienses “Twin Otter” surcando los cielos patagónicos, nos remite invariablemente a otra autóctona comparación: la pequeña aeronave bi-motor, de sólo doce plazas, fue indudablemente el corcel ideal para que los pilotos de L.A.D.E., surcaran los cielos patagónicos y los pobladores los bautizaran con justicia “los gauchos del aire”.

El pequeño DHC-6 Twin Otter («doble nutria» en inglés) es un avión de pasajeros utilitario desarrollado por la compañía canadiense de Havilland Canada. Es considerado a menudo el programa aeronáutico con más éxito de la historia de Canadá. Su tren de aterrizaje triciclo fijo, sus habilidades STOL y su relativamente alta tasa de ascenso lo han convertido en un exitoso avión de carga, de pasajeros regional y de evacuación médica (MEDEVAC).

Todas virtudes que lo hicieron ideal para los rigores patagónicos, desde que a mediados de la década del sesenta la Fuerza Aérea Argentina decidiera su incorporación. Tanto para sus roles de práctica de paracaidismo (para lo que se sigue usando en casi toda Europa) , como para el transporte de pasajeros entre las polvorientas y ventosas pistas de tierra de los poblados marginales de todo el Sur del país.

La noble máquina ha sacado del aislamiento a numerosas localidades de la meseta desértica y de la precordillera que en modo alguno contaron ni cuentan con otro servicio aéreo. Máxime en ocasiones de emergencias sanitarias, permitieron que se salvaran en estas cinco décadas, centenares de vidas humanas.

El Twin Otter también cumplió un casi ignorado y heroico rol durante el Conflicto del Atlántico Sur: su versatilidad, y la bravura de los pilotos, lo llevaron a concretar vuelos secretos, rasantes , a poco más de dos metros sobre el mar, en algunas misiones en plena guerra con Gran Bretaña, llevando a comandantes, algunas vituallas, o elementos de emergencia, merced a esa posibilidad de ponerse fuera del alcance de los radares.

“Es por ello –y mucho más—que no puede pasar desapercibido este aniversario de los nobles servicios de estas naves de la aeronáutica militar argentina, que además estuvieron al servicio de las comunidades patagónicas a través de Líneas Aéreas del Estado”,  subrayó el Senador Alfredo Luenzo.

“Su rol en la defensa de la soberanía nacional, tanto en tiempo de paz como en aquel conflicto,  ha sido un hito en nuestra historia regional, que nos obliga  hacer un alto para homenajear a todos los hombres y mujeres de la Fuerza Aérea y de L.A.D.E., que tan meritorios servicios prestaron para con los pobladores de lo más profundo de nuestra Patagonia”, concluyó.

Otras Noticias