Prensa

Los 209 años de la Revolución de Mayo

Haría falta tanta agua para apagar tanto fuego…

Los argentinos no somos ni buenos, ni malos, somos, simplemente, incorregibles.

Ha de ser por eso que nuestra prehistoria misma nos ha dejado esta impronta de posiciones irreductibles, que, como nunca,  se retroalimentan este Mayo, 209 años después….

Así fue como la dudosa desaparición de Mariano Moreno en los albores de la Patria, producto de posturas irreconciliables  para darle  o no  un sentido nacional  y soberano a la nueva nación, originó  aquel metafórico “….Hacía falta tanta agua, para apagar tanto fuego…!”

Tampoco es bueno, ni malo, el despliegue apasionado de las almas, si en todos los casos fuera para imponer un proyecto sano y sincero de progreso y bienestar, en común; para todos, sin especulaciones individuales o sectoriales.

A más de dos siglos de la misma puja, intereses parciales vs ideologías, más que la memoria de nuestros ancestros, la seguridad y la supervivencia de nuestra descendencia, marcan el imperativo de la hora:

Desterrar odios y resquemores irracionales, y construir con menos pasión que cordura (pero ambas a raudales), un destino en común que nos hermane definitivamente, en forma civilizada y sin exclusiones.

Otras Noticias