Alfredo Luenzo

Senador de la Nación por Chubut

“La libertad de expresión no nos habilita a decir cualquier disparate en el ámbito público” sostuvo el Senador Alfredo Luenzo

Más de 1.100 trabajadores de prensa de todo el país firmaron una solicitada a favor del derecho a informar y el derecho de la comunidad de informarse. Además, reivindicaron su condición de trabajadores sin privilegios.                            Arespecto el Senador Nacional por Chubut Alfredo Luenzo dijo que “un mensaje muy importante nos han dejado más de 1.100 trabajadores de prensa de todo el país a través de una solicitada. Allí se refieren a la Libertad de Prensa y señalan: no toda crítica, por exagerada o injusta que sea, puede ser considerada como un ataque”.                                                                                                                          El presidente de la Comisión de Medios de Comunicación del senado añadió que “en la solicitada, los trabajadores de prensa remarcan que la Libertad de Prensa es su derecho a informar y también el derecho de la comunidad a informarse, pero señalan que estos derechos están sujetos al escrutinio público y fundamental al respeto de la legislación vigente”.                                                        El también vicepresidente de la Bicameral de la comunicación audiovisual sostuvo que “esta solicitada trae a la agenda pública un debate muy importante. La libertad de expresión no nos habilita a decir cualquier disparate en el ámbito público sea en las plataformas digitales o en los medios de comunicación”.                                        La solicitada es la siguiente.  

¿Creemos que las y los periodistas somos víctimas de campañas de difamación y presiones, como sostiene un comunicado reciente de periodistas y empresarios de medios de comunicación? Las y los abajo firmantes, periodistas de medios privados, públicos, autogestivos y comunitarios, desocupadas y desocupados, así como también analistas de los medios de comunicación e integrantes de entidades vinculadas al estudio y la agremiación, creemos que las y los periodistas, como toda la ciudadanía, estamos sometidos al escrutinio público y a la ley. No tenemos privilegios. Y no toda crítica, por exagerada o injusta que sea, puede ser considerada como un “ataque a la libertad de expresión”.  

Aun dentro de nuestras diferencias, de nuestras distintas realidades y hasta de las dificultades que el propio medio en ocasiones nos impone, sí creemos que el periodismo debe ejercerse con profesionalidad, libertad y dignidad. Y que, en el necesario vínculo con el poder y las fuentes, tenemos reglas por cumplir. No vale todo. Entendemos que la defensa de la libertad de expresión tiene una acción doble: nuestro derecho a informar y el derecho de la comunidad de informarse. Y entendemos a esa libertad de expresión como una conquista colectiva, no desde posiciones individuales ni sectarias. No es nuestra libertad, es de la sociedad. Un mejor periodismo es decisivo para contribuir a una mejor discusión pública, sobre todo en tiempos tan complejos como estos, atravesados por la angustia de una pandemia.