Alfredo Luenzo

Senador de la Nación por Chubut

“La libertad de expresión -como todos los derechos consagrados en nuestro ordenamiento- no es absoluta y no nos habilita a decir cualquier barbaridad en el ámbito público” sostuvo el Senador Alfredo Luenzo

En las últimas horas el senador Alfredo Luenzo se expresó en relación a varias declaraciones de diferentes actores políticos que tomaron notoriedad a nivel nacional y que tuvieron repercusión la mayoría de los medios nacionales y de distintas provincias. “Espero que aquellos que están dirimiendo internas partidarias apelando a excesos mediáticos comprendan de una vez por todas la complejidad de esta coyuntura. Queremos debatir política pública y no chicanas, como se ve en tantos referentes que salen en los medios en estos días”, comenzó diciendo el legislador chubutense.
Luego aclaró que “la libertad de expresión tiene en los medios de comunicación vehículos fundamentales para la protección de los derechos de nuestra ciudadanía. Por eso, es preocupante la irresponsabilidad de algunos dirigentes y también de líderes de opinión, que hacen política desde las barbaridades”. Más adelante fue categórico en sus afirmaciones al manifestar “lamento el exabrupto del Diputado Cornejo expresando conceptos claramente discriminatorios contra el resto del país y que se lo quiera disfrazar como materia de Libertad De Expresión. Algunos se escudan en ella para alentar discursos que promueven división”. El representante patagónico remarcó que “la libertad de expresión es la columna vertebral de la democracia. Es un derecho humano fundamental, la que nos garantiza el derecho a la información, la que permite a la sociedad trazar un control social y a los funcionarios a que rindamos cuenta sobre lo que hacemos”. También dijo Luenzo que “el articulo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humano afirma que todos tenemos derecho a la libertad de opinión y de expresión, que este derecho incluye el de no ser molestado a causa de las opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación. Mientras que el articulo 29 nos da un marco: En el ejercicio de sus derechos y en el disfrute de sus libertades, toda persona estará solamente sujeta a las limitaciones establecidas por la ley con el único fin de asegurar el reconocimiento y el respeto de los derechos y libertades de los demás” Y manifestó el senador que “además el articulo 29 nos dice que en el ejercicio de los derechos se toman en cuenta las justas exigencias de la moral, del orden público y del bienestar general en una sociedad democrática”. Luenzo siguió analizando y expresó que “está claro, entonces, que la libertad de expresión -como todos los derechos consagrados en nuestro ordenamiento- no es absoluta y no nos habilita a decir cualquier barbaridad en el ámbito público, sea a través de los medios de comunicación o en las plataformas digitales. Para ser concretos, no podemos escudarnos en la libertad de opinión para enarbolar discursos cargados de odio y discriminación sea por género, raza, religión, discapacidad, promover actos violentos, la sedición o el delito. Quienes trabajamos en los medios lo sabemos muy bien”. Finalmente aseguró que “es a través de estos excesos en el ejercicio, que ingresa el concepto de Responsabilidad Ulterior, Doctrina de la Real Malicia y tantas otras cuestiones jurídico institucional que corresponde al ámbito del derecho pero que como trabajador de los medios conozco bien”.