Alfredo Luenzo

Senador de la Nación por Chubut

La Cámara alta volverá a debatir un DNU sobre medidas restrictivas por la pandemia

Mientras espera tratamiento en Diputados la media sanción del Senado que prevé regular por ley la aplicación de medidas sanitarias y suspensión de clases presenciales con un criterio epidemiológico, los senadores nacionales tienen en agenda para este miércoles volver a debatir otro decreto de necesidad y urgencia: 334/21.

El Senado debatirá nuevamente un decreto de necesidad y urgencia del Poder Ejecutivo nacional que reglamenta diferentes medidas sanitarias para mitigar la segunda ola de contagios, por lo que se descuenta que sea aprobado por la mayoría que cuenta el oficialismo, pero la oposición votará en contra.

Una vez más, los senadores del Frente para Todos y de Juntos por el Cambio deberán poner todo su ingenio para no repetir el discurso de los tratamientos de los anteriores DNU y cuando se aprobó la ley de Emergencia Covid-19.

Con énfasis, el oficialismo defenderá lo realizado por el Gobierno nacional durante la pandemia y acusará como responsable de la situación socioeconómica al gobierno de Mauricio Macri y al rol de sectores opositores que alientan a la desobediencia desde el inicio de la emergencia sanitaria.

Por parte de la oposición, los vacunados vips y las negociaciones del Gobierno para adquirir vacunas será uno de los principales ejes del rechazo a las medidas del Ejecutivo, que tendrá otro frente de disputa con las clases presenciales y las autonomías de las provincias en decidir qué políticas aplican según la situación.

Así las cosas, el decreto 334/21, que prorroga el 287/21 hasta el 11 de junio, sobre medidas aplicables a lugares en alto riesgo epidemiológico y sanitario o en situación de alarma epidemiológico y sanitario o en situación de alarma epidemiológica y sanitaria entre el 22 de mayo y el 30 de mayo de 2021 y los días 5 y 6 de junio de 2021.

Fundamentos

En el texto del decreto, que obtendrá el aval del Senado, se señala que “todas las actividades que aumenten la circulación de las personas o que se realicen en espacios cerrados, mal ventilados, con aglomeración de personas o sin respetar las medidas de distanciamiento y uso adecuado de barbijo, conllevan alto riesgo de transmisión de SARS-CoV-2”.

“Ante la actual situación epidemiológica, las medidas de prevención de COVID-19 se deben fortalecer en todo el territorio nacional, evaluando las particularidades de cada partido o departamento, la dinámica de la epidemia y el conocimiento adquirido acerca de las actividades de mayor riesgo”, agrega.

Y continúa: “Como se viene señalando, y ante el acelerado aumento de casos, se deben implementar medidas temporarias e intensivas”.

“Con el fin de disminuir el impacto de la segunda ola en nuestro país, se deben adoptar concomitantemente las medidas sanitarias y de prevención destinadas a mitigar la transmisión, así como el proceso de vacunación de la población”, se sostiene en el fundamento.

En una crítica a algunos gobernadores y el jefe de Gobierno porteño, en el DNU se reafirma que “resulta fundamental el control por parte de las jurisdicciones del cumplimiento de las medidas establecidas a nivel nacional y de aquellas implementadas específicamente en cada jurisdicción”.

Vía www.elparlamentario.com