Alfredo Luenzo

Senador de la Nación por Chubut

La Cámara alta sancionó la nueva ley de dopaje en el deporte

Por unanimidad, el Senado aprobó la norma que se adecua al nuevo Código Mundial Antidopaje 2021, en la antesala de la Copa América y los Juegos Olímpicos de este año.

La Cámara alta aprobó, sobre tablas y sin debate, la reforma de la Ley de Régimen de Prevención y Control del Dopaje en el Deporte, con el objetivo de adecuarla al nuevo Código Mundial Antidopaje 2021. La votación fue por unanimidad (votos afirmativos).

Desde el Poder Ejecutivo se había solicitado la pronta sanción de la norma -que debía salir antes del 12 de abril- dada la proximidad de torneos deportivos en los que Argentina participará, como la Copa América y los Juegos Olímpicos de Tokio. 

Qué establece la nueva norma

El proyecto sancionado modifica 66 artículos de la Ley de Régimen para la Prevención y el Control del Dopaje en el Deporte, sancionada en originalmente en 2013, y que sufrió modificaciones en el tiempo a raíz de las diferentes enmiendas que había tenido el Código Mundial Antidopaje en los años 2009, 2015 y 2018, hasta que el pasado 1. de enero entró en vigencia uno nuevo.

A través de la ley, se incorporan las funciones y responsabilidades de otras personas sujetas a dicho régimen, que no sean los propios o las propias atletas y su personal de apoyo.

También se establecen nuevas disposiciones que hacen a la prueba de la presencia de una sustancia prohibida o de sus metabolitos o marcadores en la muestra de un o una atleta.

Entre los cambios, se contemplan las conductas que constituyen un incumplimiento de la localización o paradero del atleta; se incluyen como sujetos activos de la infracción de posesión de sustancias o métodos prohibidos al personal de apoyo a los atletas; y se establecen como sujetos activos de la infracción de tráfico o intento de tráfico de cualquier sustancia prohibida o método prohibido, tanto al atleta como a otra persona.

Asimismo, se amplían los alcances de la infracción de administración o intento de administración, complicidad y asociación prohibida, introduciendo como conductas punibles los actos de intimidación o venganza.

Un cambio sustancial consiste en que “cuando la infracción de las normas antidopaje se deba a una sustancia de abuso, si él o la atleta puede demostrar que cualquier ingesta o uso ocurrió fuera de competencia y no guardaba relación con el rendimiento deportivo, el período de suspensión será de tres meses”.

Esa plaza podrá ser reducida a un mes, si el atleta u otra persona “demuestran que han realizado de manera satisfactoria un programa contra el uso indebido de sustancias aprobado por la Comisión Nacional Antidopaje con el asesoramiento de la Sedronar”.

Otro de los puntos es que, en caso que las federaciones deportivas nacionales por haberse cometido una infracción de las normas antidopaje recuperaran un premio de carácter económico, “deberán adoptar las medidas necesarias para asignar y distribuir ese premio entre los o las atletas que habrían tenido derecho a él si él o la atleta infractor o infractora no hubiera competido”.

La nueva norma estipula que “en todos los deportes en los que participen animales en competencia, las federaciones deportivas internacionales o nacionales, las asociaciones hípicas, o las comisiones de carrera, según corresponda, deben establecer y aplicar normas antidopaje para los animales participantes”.

También se establece una asignación de 110 millones de pesos en favor de la Comisión Nacional Antidopaje, destinada al pago de su personal, el costo de los controles a su cargo, la contribución que corresponde a la República Argentina para el presupuesto de la Agencia Mundial Antidopaje, los programas de educación y la atención del resto de los gastos de su funcionamiento.