Alfredo Luenzo

Senador de la Nación por Chubut

La Cámara alta aprobó un paquete de proyectos vinculados a discapacidad

Son para promover la adopción del Símbolo de Accesibilidad Universal; implementar el sistema braille en ascensores; prevenir la hipoacusia; utilizar barbijo transparente en dependencias públicas; e instituir el Día Nacional del Braille.

La Cámara alta aprobó y giró a la Cámara de Diputados este jueves, por unanimidad (63 votos positivos), un paquete de cinco proyectos vinculados a la discapacidad.

Símbolo de Accesibilidad Universal

Una de las iniciativas fue presentada por María Inés Pilatti Vergara (Frente de Todos) y promueve la adopción del nuevo Símbolo de Accesibilidad Universal, diseñado por Naciones Unidas en 2015.

Actualmente, el símbolo utilizado en los lugares accesibles para personas con discapacidad es el contemplado en la norma IRAM 3722, fue aprobado en 1991 y simula una persona en silla de ruedas.

La nueva imagen consiste en una figura humana con los brazos abiertos, simbolizando la inclusión para las personas sin distinción de sus capacidades.

Según el proyecto aprobado, este símbolo debería ser implementado a fin de identificar el acceso de las personas con discapacidad a edificios, vías públicas, servicios de transporte, vehículos, instalaciones exteriores e interiores y páginas web.

Sistema Braille en ascensores

El Senado también avaló un proyecto de Roberto Basualdo (Juntos por el Cambio) que propone incorporar en los ascensores de organismos públicos la señalización en sistema braille y parlante.

El tablero de los ascensores deberá contar con el sistema numérico convencional y además su equivalente en braille, para que las personas con ceguera o deficiencia visual puedan movilizarse con independencia.

Una vez que sea sancionada, la ley deberá ser reglamentada por el Poder Ejecutivo dentro de los 60 días posteriores a su promulgación, y se invita a adherir a las provincias y a la Ciudad de Buenos Aires.

Detección temprana y atención de la hipoacusia

Otro de los proyectos que recibieron el visto bueno es de la oficialista Inés Blas y modifica la ley que creó el Programa Nacional de Detección Temprana y Atención de la Hipoacusia, incorporando acciones de difusión y concientización.

Se promueve en primer lugar la formación, capacitación y sensibilización de docentes con el fin de implementar jornadas para la concientización sobre la problemática y la dificultad en el ámbito de la educación de niños, niñas, adolescentes y docentes expuestos a ruidos intensos.

También se impulsa la implementación de métodos de control y supervisión del ruido en ámbitos educacionales, ya sean guarderías, jardines de infantes, colegios primarios o secundarios, centros de estudios terciarios, universidades y conservatorios del ámbito público y privado.

Se les deberá recomendar a todas estas instituciones que instalen dispositivos detectores de niveles de sonido a fin de poder evaluar el impacto del ruido ambiente en las personas.

Además, el proyecto ordena desarrollar campañas audiovisuales y gráficas que tengan como destinatarios a los niños, niñas y adolescentes en sus actividades diarias, tanto educacionales, como sociales y recreativas, fomentando las pautas para la concientización, prevención, e implementación de conductas saludables.

Por último, se prevé la difusión de estas acciones en los sitios web de los distintos organismos del Estado Nacional.

Barbijo transparente

El pleno aprobó un proyecto de Juan Carlos Romero (Interbloque Parlamentario Federal) que modifica la Ley de Protección Integral a los Discapacitados, disponiendo la utilización de máscaras o barbijo transparente para interactuar con personas hipoacúsicas o con dificultades auditivas en dependencias del Estado.

El texto establece que “cuando las autoridades sanitarias indiquen el uso generalizado de barbijos, tapabocas o dispositivos similares, todas las dependencias de los tres Poderes del Estado Nacional (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) que brindan atención al público deberán contar con al menos una persona que utilice dichos dispositivos en formato transparente, con el objetivo de facilitar la interacción de personas sordas, hipoacúsicas o con dificultades auditivas, permitiendo que puedan leer los labios o ver la expresión facial de las personas con la que están comunicándose”.

La iniciativa señala que el Poder Ejecutivo deberá garantizar la provisión de este tipo de barbijos y tapabocas, y además propone adoptar esta misma medida en el ámbito privado.

Día Nacional del Braille

Por último, la Cámara alta avaló un proyecto de Mario Fiad (UCR), titular de la Comisión de Salud, que instituye el 4 de enero de cada año como Día Nacional del Braille, en adhesión al Día Mundial del Braille.

Según el texto, la autoridad de aplicación deberá organizar “actividades de difusión orientadas a crear mayor conciencia sobre la importancia del braille como medio de comunicación para la plena realización de los derechos humanos de las personas con discapacidad visual”.

El Día Mundial del Braille fue instituido por la Asamblea General de Naciones Unidas el 1ro. de noviembre de 2018.

Fuente: www.elparlamentario.com