Prensa

Gacetilla de prensa: balance 2018

Estamos en los idus del 2018, un año muy duro en términos sociales y económicos para todos las argentinas y argentinos.
Como representante de Chubut y de la Patagonia, he puesto mi esfuerzo en buscar soluciones para nuestros vecinos, que están preocupados por la situación de su salario y la continuidad laboral.
Con mis colaboradores y en ocasiones en conjunto con legisladores de otros espacios,  hemos trabajado intensamente consensuando con sectores empresarios que generan empleo, haciendo notar las asimetrías que perjudican aún más a la Patagonia.
Un empresariado que ve hoy un mercado interno golpeado y un esquema impositivo que homogeneiza al país (situación que en el caso patagónico está fulminando a las pymes). Y también en permanente consulta con las organizaciones de representación de la sociedad civil, que nos han ayudado a enriquecer los proyectos.
A partir de estos intercambios y el oído atento, llevé adelante una intensa agenda parlamentaria junto a mis compañeros de bloque para proponerle al gobierno una alternativa al FMI y el modelo de tasas.
Tanto en la elaboración de iniciativas, en el trabajo en comisiones o en el propio recinto del Senado, hemos exhortado al gobierno nacional a que reflexione sobre el rumbo del país.
Necesitamos que los funcionarios del Ejecutivo tomen nota y entiendan que en la Argentina el único camino posible es aquel que tiene al esquema productivo y al empleo como horizonte, en lugar de este esquema de “Patria Financiera” que genera un círculo de retroalimentación de ajuste fiscal y aumento de la pobreza.
Entender la salida de la Argentina bajo un esquema de producción y no de ajuste, no es una cuestión de retórica política, porque ahí están los números que dan cuenta de la necesidad de repensar hacia donde estamos yendo. Y que a los políticos nos están exigiendo debate, reflexión, y medidas a favor de los trabajadores:
–       La pobreza ya afecta a más de 13 millones de argentinos, según nos indica el Observatorio de la Deuda Social de la UCA. Estamos hablando del 33,6% de los habitantes.
–       El desempleo trepó al 9,6% a nivel nacional. En la Patagonia, Trelew-Rawson hay una crisis laboral que necesita políticas urgentes ya que registra la desocupación más alta de la Patagonia.
–       En materia de empleo, esta última semana el ministerio de Trabajo nos informa, además, que el empleo formal se redujo en 119.500 personas este año. Llevado estos números a la situación territorial, tenemos por ejemplo el caso de Caleta Olivia donde 10 mil personas han abandonado la ciudad producto de la falta de empleo de calidad.
–       Lamentamos hoy la inflación más alta de los últimos 27 años con el 43,9 a nivel nacional y del 46,7% para nuestra Patagonia.
–       Con pautas salariales entre el 12 y 15% y la brusca devaluación el poder adquisitivo se desplomó. El ministerio de trabajo nos dice que el salario promedio cayó casi un 11%.
–       La producción industrial ya tiene caídas en torno a los dos dígitos. En ese sentido, el sector de electrónica de nuestra Patagonia está atravesando un momento crítico. Los privados nos dicen que la fabricación de celulares cayó un 40%, televisores un 15% y hay números rojos en aires, heladera y demás elementos del confort hogareño básico.
–       Y tenemos la situación del dólar. Lamentablemente este año el mundial que ganamos es el de la devaluación. El 2 de enero de 2018 la cotización se ubicó en 18,65. Hoy está en torno a los $40 con picos durante el año que estuvieron cerca de los $44. La mayor devaluación del mundo.
–       ¿Qué significa esto? Que el salario promedio en la Argentina medido en dólares está entre los más bajo de la región. Está en torno a los u$s 260 en lugar de los 437 que estaba en enero de 2016. Las jubilaciones están más bajas todavía (u$s213)
–       Pedimos al gobierno que escuche ahora el reclamo de CGT para subir el salario mínimo, que tuvo un incremento de apenas el 25%. Hoy tenemos un monto de $12.500. Necesita una solución urgente.
–       Y finalmente las tasas de interés con tres titulares del Banco Central en un año.
Por todas estas cosas, compartimos con el Gobernador Arcioni la necesidad de votar en forma negativa el Presupuesto 2019 en la defensa de los intereses de la Provincia de Chubut y la Patagonia.
Necesitamos poner una cuota de humanidad a los números y que se atienda el déficit social y no solo el fiscal.
Esto para la Patagonia y la provincia de Chubut significa que se empiece a dar respuestas que a las demandas de nuestra región y que se deje de transferir el déficit nacional a las provincias.
En ese sentido, creo que llegó el momento de abandonar este tipo políticas nacionales homogéneas que no toman en cuenta el impacto que tendrán en el poder adquisitivo de los argentinos en el interior del país. Porque si no hay una presencia activa del Estado, la Patagonia no puede ser competitiva.
Por otro lado, quiero destacar que este 2018 ya arribamos a la mitad de mi mandato, el tercer año de este lugar que me dieron los chubutenses como uno de sus senadores nacionales.
Ha sido un año donde hemos peleado intensamente por la aprobación de la Interrupción Voluntaria del Embarazo. Es cierto que hemos perdido una votación, pero el año que viene queremos retomar el debate porque se trata de un tema de salud pública y dejar de intentarlo equivale a ser cómplice de estas muertes absolutamente evitables.
Creo, además, que los varones tenemos la tarea pendiente de reconstruir nuestra masculinidad; reformularnos, reaprender e iniciar un nuevo camino. Este es un camino que debemos recorrer con las mujeres. No hay otro modo de poder reconstruirnos.
Y quiero hacer una especial mención a la situación crítica de los medios de comunicación. Hemos acompañado la lucha de los compañeros de Télam que sufrieron despidos injustificados y hoy tenemos un escenario complicado en Radio Nacional.
Es una situación preocupante porque el vaciamiento de los medios públicos atenta contra el federalismo informativo.
A ello debemos sumarle nuestros reparos al proyecto de ley sobre papel de diarios, que no hace otra cosa que ratificar la sospechosa entrega dada en la última dictadura a los multimedios más poderosos de Buenos Aires del predominio sobre el insumo básico; algo que hizo y hace acallar y desaparecer paulatinamente a los diarios más históricos y genuinos del interior del país.
Estamos impulsando en contraposición, en el Senado, una ley corta en materia de contenidos para fortalecer las industrias culturales locales y generen cientos de puestos de trabajo en cada pueblo y municipio.
Queremos debatir los contenidos en el Interior, que generalmente llegan enlatados directamente de las grandes urbes con una visión centralista de la problemática del país y que no representen la coyuntura y problemática de nuestras provincias.  Además de encarnar intereses muchas veces inconfesables…
Y ya en vísperas de un año electoral, nos corresponde reflexionar crudamente sobre nuestro rol ciudadano; sea como representantes, o como representados.
Las experiencias recientes indican que no podemos seguir cayendo en la perversa dicotomía de dos modelos de país extremadamente opuestos, que parte por mitades a toda la sociedad argentina, atravesada por una profunda grieta de la que sólo sacan ventaja los de afuera.
Con supuestos ganadores, que desprecien redondamente lo que exprese en las urnas la mitad menos uno de los ciudadanos, y encaren una persecución revanchista de la mano de una Justicia enceguecida por las mieles de la soberbia y el poder.
O con supuestos perdedores que se limiten a promover, desear y auspiciar el fracaso de los eventuales triunfantes.
No se construye un país, ni un hogar -ni siquiera una caverna prehistórica- sembrando en el electorado el resentimiento, el odio o el revanchismo, en base a falacias alegremente programadas por perversos y –como la moneda falsa—hecha circular por los incautos.
Por eso alentamos, al efectuar este balance de gestión, a superar la antropofagia política; y en lo partidario, postulo con firmeza la recuperación de un peronismo “sin derecho de admisión”.-
Todos y cada uno de los gobiernos y gobernantes surgidos del Movimiento Nacional Justicialista, han sido y son emergentes lógicos de las diferentes épocas, en que el pueblo, mayoritariamente, supo identificar a quienes defienden primordialmente su bienestar con Justicia Social, la Independencia Económica, y la Soberanía Política en pos de erradicar definitivamente los resabios de colonialismo que, desgraciadamente están representados más en caranchos criollos, que en los buitres gringos.
Finalmente quiero dejarles, como argentino y como miembro de la Bicameral, mi acompañamiento a los familiares de los 44 tripulantes del ARA San Juan en esta gran herida que tenemos como país, y que tanto se asemeja a la sinrazón de la guerra de Malvinas.
Alfredo Luenzo
Senador Nacional
Chubut

Otras Noticias