Prensa

El senador Luenzo abogó por una convivencia política “menos salvaje e individualista”

Al hablar esta tarde en el Teatro San Martín de San Miguel de Tucumán, en el marco de la sesión especial del Parlamento argentino en homenaje a la Patria, a 200 años de su independencia, el senador nacional por Chubut Alfredo Luenzo reclamó “practicar hasta la exageración la República Federal” y exhortó a mantener una convivencia política “menos salvaje e individualista”.
A continuación se transcribe textualmente la alocución que pronunció Luenzo:

“Señores Asambleístas:
Traigo el orgullo compartido con otros doce estados federales que hace 200 años no existían en la República Argentina, de sentirme íntimamente partícipe de esta evocación agradecida hacia los 29 representantes de las provincianías por entonces vigentes.
Pero –si se me permite— en nombre de Chubut y, acaso, de la Patagonia toda, sumo al emotivo recuerdo de las luchas independentistas la sana pretensión de formular por parte de los pueblos actuales que representamos, una suerte de adenda al acta fundamental de nuestra República, ratificando aquel consagrado designio.
Hace dos siglos el tercio más austral de nuestro país no tenía otras fronteras que los de una naturaleza dura, hostil y salvaje.
Los pueblos tehuelches fueron pacíficos receptores de la organizada colonización galesa recién en 1865; y de los primeros aventureros europeos en la década siguiente.
Las cruentas invasiones de los araucanos -–luego, mapuches, así conocidos por nosotros actualmente– los terminaron subsumiendo por su superioridad numérica y espíritu guerrero, recién de 1885 en adelante.
Todo ello antes que llegara la no menos cruenta “avanzada civilizadora” de la llamada “Conquista del Desierto”; recién en 1884 “a mano alzada” desde la metrópoli se bosquejaron límites geométricos para la Ley de los Territorios Nacionales.
Se hizo, y esto hay que reconocerlo, en absoluto desconocimiento del amplio territorio; de la lógica geopolítica, y de la existencia de recursos naturales que vienen dando hace más de cien años extraordinaria renta a las arcas de la nueva y gloriosa nación. Todo ello genera hasta hoy una costosa burocracia extra.
(Con toda seguridad, cada patagónico entrega al Tesoro Nacional una renta per cápita, muchas veces superior a la que recibe por prorrateo la aún escasa población del Sur)
Es por todo ello, que dos siglos después, me atrevo a hacerme vocero de aquella periferia de la Patria, del viento, del sur y del frio, para postular que los actuales asambleístas nos comprometamos con la memoria de los 29 congresales de 1.816, en el mayor esfuerzo para poder completar aquella tarea.
La Independencia Económica –-con la potencialidad de los recursos naturales que poseemos—no es una utopía. No alcanzarla sólo puede deberse a grilletes mentales que seguramente son resabios de la historia. Esos que nos han hecho replicar un colonialismo interno imperdonable hasta nuestros días.
Postulo, finalmente, nuestro compromiso en nombre de los Padres Fundadores reunidos en Tucumán en 1816, de enriquecer el sistema democrático acentuando dos ejes francamente deficitarios:
Practicar ‘hasta la exageración’ la República “Federal” –un gran compromiso pendiente-, y una convivencia política menos salvaje e individualista, que evite como temía Don José Hernández, que nos devoren los de afuera”.

El audio de las palabras del Senador.

 

 

Otras Noticias