Alfredo Luenzo

Senador de la Nación por Chubut

El Senado aprobó la suspensión de la caducidad de los partidos políticos por la pandemia

El proyecto fue avalado por unanimidad y pasó a Diputados. 

Establece que los partidos que no hayan podido celebrar elecciones internas o que no hayan reunido el mínimo de afiliaciones debido a la emergencia sanitaria podrán participar de las elecciones de este año.

Por unanimidad, el Senado aprobó y giró a la Cámara de Diputados este jueves un proyecto del Poder Ejecutivo que suspende dos de las causales de caducidad de los partidos políticos debido a la pandemia del Covid-19.

La iniciativa, que recibió 65 votos, busca suspender hasta el 31 de diciembre de 2021 la caducidad de los partidos políticos por no haber podido celebrar elecciones internas de renovación de autoridades, o bien por no contar con el mínimo de afiliaciones.

La presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales, María de los Ángeles Sacnun, destacó la intención de “garantizar la participación de los partidos políticos en el proceso electoral” y la contrapuso a la dictadura cívico-militar, a propósito del aniversario del golpe.

La oficialista explicó que “es necesario readecuar el funcionamiento de los partidos como base de la democracia” y por eso se suspenden dos de las causales de caducidad.

Sobre la primera, explicó que “muchos no han podido llevar adelante las elecciones internas que garantizan que puedan ostentar personería política para poder participar en las elecciones”.

Los senadores incorporaron al proyecto un párrafo donde se exceptúa de esta normativa a aquellos partidos con elecciones internas en trámite.

La segunda causal de caducidad que ahora se suspende es la de contar con un número de afiliaciones mínimas.

Por último, el proyecto establece que el dinero no ejecutado en 2020 en materia de capacitaciones que no se pudieron llevar adelante, será reservado para el ejercicio 2021, y se suspenden las sanciones por el no desarrollo de esos cursos.

Durante el debate en comisión, Ernesto Martínez (Pro) había propuesto que también se contemplara el requisito de la presentación de balances financieros, pero Sacnun rechazó el pedido tras consultarlo con el Ejecutivo, porque “se desvirtuaría el sentido del proyecto”.

Desde la oposición, la riojana Clara Vega (Mediar-Interbloque Federal) acompañó la iniciativa para flexibilizar “requisitos que sin duda la pandemia impidió que pudieran concretarse” en los partidos, pero sostuvo que “esta excepción no debe ser la regla”.

“El verdadero problema es cuándo vamos a hacer una reforma política integral que involucre todos los inconvenientes que han tenido los partidos políticos: la posibilidad o no de la participación ciudadana en los partidos políticos, cómo se eligen los candidatos, la financiación, las campañas electorales en los medios de comunicación y la representación de género”, planteó Vega.

Laura Rodríguez Machado (Pro) adelantó el apoyo de Juntos por el Cambio y recordó el momento en el que el Congreso fue reemplazado por la Comisión de Asesoramiento Legislativo (CAL) durante la dictadura.

“Es muy importante que los partidos estén fortificados, porque son la garantía de que la democracia subsiste, y que no son las presiones de los sectores las que logran imponer las leyes, a pesar de que en Argentina tenemos que luchar mucho contra ello”, dijo la cordobesa.

A su vez, advirtió que “muchos creen que quienes participamos en política somos una casta de privilegiados” pero consideró que “tenemos que honrar a los partidos con prácticas leales y transparentes” porque no hay otra forma de sostener la democracia.

Por otra parte, Rodríguez Machado pidió tratar un proyecto de su par Pamela Verasay (UCR) para incorporar el voto por correo de aquellas personas que no puedan trasladarse a los lugares de votación debido a la pandemia.

Juan Carlos Romero, del Interbloque Parlamentario Federal, reconoció que “es cierto que muchos partidos chicos se han visto con dificultades de cara al proceso electoral” y remarcó la necesidad de sancionar la ley con urgencia, al poner como ejemplo su provincia, Salta, que en julio celebra elecciones locales.

De todos modos, opinó que “este tema debe ser tratado con más consenso” y aprovechó para criticar el reciente decreto por el cual el presidente Alberto Fernández derogó el voto de argentinos residentes en el exterior.

Romero consideró que es “una forma de conculcar derechos” y advirtió que “son inexplicables los motivos que se esbozan en los fundamentos del decreto”.

El último orador fue el oficialista Mario Pais, quien sostuvo que “es un deber ineludible de este Congreso posibilitar el normal funcionamiento de los partidos, respetar el mayor grado de autonomía posible como manda la Constitución, y alentar que esa participación política dentro de los partidos sea la base del sistema representativo, republicano y democrático”.

Pais puntualizó que la iniciativa abarca tanto a los partidos nacionales como a los de distrito, y aclaró que “no es una ley electoral, sino una ley de partidos políticos, que son temas diferentes, aunque están íntimamente conectados”.

Vía: www.elparlamentario.com