Alfredo Luenzo

Senador de la Nación por Chubut

El Senado aprobó el desplazamiento de los jueces Bruglia, Bertuzzi y Castelli

El Frente de Todos, más los aliados Alberto Weretilneck y Magdalena Solari Quintana, rechazaron los traslados de los magistrados, realizados durante el gobierno anterior. 

Juntos por el Cambio y el interbloque Parlamentario Federal estuvieron ausentes.

El Frente de Todos impuso su mayoría en el Senado para dejar sin efecto los traslados de los jueces federales Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli -dispuestos durante el gobierno de Mauricio Macri-, quienes investigan causas de corrupción.

Con el acompañamiento de los aliados Alberto Weretilneck (Juntos Somos Río Negro) y Magdalena Solari Quintana (Misiones), los pliegos fueron rechazados por unanimidad con 41 votos positivos y ninguno negativo. 

Los senadores de Juntos por el Cambio y del interbloque Parlamentario Federal estuvieron ausentes, dado que se habían desconectado luego de rechazar la prórroga de las sesiones virtuales.

De esta manera, la Cámara alta avanzó contra el traslado de Bruglia y Bertuzzi desde el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nro. 4 de la Capital Federal a la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal, Sala I, desde donde intervinieron en fallos relacionados con la causa de los cuadernos.

También se rechazó el pase de Castelli desde el Tribunal Oral en lo Criminal Nro. 3 de San Martín, provincia de Buenos Aires, al Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nro. 7 de la Capital Federal, donde recayó el juicio oral y público de esa misma causa, que involucra a exfuncionarios y empresarios.

Con la aprobación del rechazo a los pliegos, ahora el futuro de los jueces quedará en manos de la Corte Suprema de Justicia, que deberá resolver sobre el reclamo que los tres presentaron ante el avance del oficialismo.

Miembro informante, Anabel Fernández Sagasti, aseguró que “cuando un trámite no se ha cumplido acabadamente debe ser corregido”. Para la oficialista, en caso de aceptar lo sucedido con estos magistrados es “lisa y llanamente aceptar que existen en Argentina dos sistemas de selección de jueces: uno el del artículo 99, inciso 4, de la Constitución; o lo que hizo el gobierno anterior, una selección de jueces a la carta según sus conveniencias”.

La vicejefe del bloque Frente de Todos enfatizó que un acuerdo “es un acto de tanta trascendencia” que “debe estar respaldado por el sistema democrático y federal, sobre todo cuando estamos hablando de funcionarios que son vitalicios en sus cargos”.

“Estamos corrigiendo lo que debió haber sido hecho en el gobierno anterior”, insistió la titular de la Comisión de Acuerdos y acusó que “el objetivo de esos traslados” no solo fue “para perseguir” sino “también fue para buscar impunidad”.

Al cuestionar a los jueces por no haber concurrido a la audiencia pública del pasado 4 de septiembre, la mendocina dijo: “Se pusieron en una situación de rebeldía en lo que establece la Constitución Nacional”. “¿Qué podemos esperar de estos jueces que se niegan a cumplir el procedimiento constitucional para asumir a los cargos que aspiran?”, agregó y completó que “han demostrado tener no un desaire al oficialismo, sino le han faltado el respeto al Senado, pero sobre todo a la Constitución nacional que deberían defender”.

A su turno, la chaqueña María Inés Pilatti Vergara aseguró que para estos traslados “no se respetaron los requisitos” previstos “en el artículo 1° del reglamento vigente del Consejo de la Magistratura”. La consejera recordó que el representante del Gobierno en ese órgano judicial, Gerónimo Ustarroz, pidió que la Comisión de Selección haga “una suerte de auditoría” y esa comisión “que la preside la doctora Graciela Camaño, que yo sepa de kirchnerista tiene poco y nada” concluyó que estos traslados no completaron el procedimiento necesario.

“El acuerdo es siempre necesario”, destacó la oficialista y consideró que como el gobierno anterior “no tenía mayoría para designar nuevos jueces, trataron de retorcer las exigencias de la ley para hacer pasar esas nuevas designaciones como si fueran traslados“. “Fue tan grosera la violación a la normativa vigente”, añadió.

También desde el Frente de Todos, el chubutense Mario Pais sostuvo que se trató de “jueces que no completaron el trámite regulado por la Constitución Nacional”. Además, apuntó que en el caso de Castelli “cambió la jurisdicción”, mientras que Bruglia y Bertuzzi “cambiaron de competencia”. “Entraron por la ventana”, lanzó.

Por su parte, el puntano Adolfo Rodríguez Saá manifestó que “la designación de los jueces es un acto complejo, que lo define nuestra Constitución”, por lo que criticó que el Consejo de la Magistratura y la Corte “se transformen en una corporación de intereses y digan lo que se debe hacer o no”.

“Lo que ha hecho el Poder Ejecutivo es absolutamente correcto, constitucional y legal”, defendió y negó una “intencionalidad” detrás de la decisión, al opinar que “intencionalidad hay en la ausencia (de la oposición) y en los términos de los titulares de los diarios en este momento”. “Estamos actuando en forma correcta”, indicó.

Único orador de la oposición, el rionegrino Alberto Weretilneck subrayó: “Si validáramos estos traslados podría llegar a pasar que un presidente designe un reemplazo de un miembro de la Corte Suprema. Esta es la profundidad del debate que estamos teniendo”.

“¿Cuántos traslados validaron los presidentes? En la presidencia de (Carlos) Menem, dos; en la presidencia de (Fernando) De la Rúa, dos; en la presidencia de (Eduardo) Duhalde, dos; en la presidencia de Néstor Kirchner, cinco; en la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, trece; y en la presidencia de Mauricio Macri, veintiuno”, detalló.

Y agregó que “en los últimos tres años es cuando se dan prácticamente la mitad de los traslados desde que se modifica la Constitución (en 1994) y se pone en marcha el nuevo Consejo de la Magistratura”.

Al cierre del debate, que duró menos de dos horas, el jefe de la bancada oficialista, José Mayans dijo que le “hubiera gustado escuchar los argumentos de la oposición en este tema” y los criticó por ausentarse: “No es la forma de fortalecer la democracia, todo lo contrario”. También, elogió los “argumentos muy fuertes y difíciles de ser rebatidos” de sus pares y, en referencia a los dichos de Germán Castelli, resaltó que “es gravísimo lo que dijo un juez de que no van a acatar lo que dice el Congreso”.