Alfredo Luenzo

Senador de la Nación por Chubut

El ministro Martín Guzmán defendió la renegociación de la deuda y apuntó a la oposición en su informe en el Congreso

En el inicio de su presentación en el Salón Azul del Senado, el ministro de Economía marcó con datos cual fue el inicio de partida del Gobierno nacional en materia de deuda pública en moneda extranjera: “En cuatro años, aumentó 100 mil millones de dólares”, fustigó. Luego, elogió a Cristina Kirchner.

A menos de 20 días de las elecciones PASO, el ministro de Economía, Martín Guzmán, expuso en el Congreso ante la Comisión Bicameral de Seguimiento de Deuda con un informe detallado en defender lo realizado por el Gobierno nacional que encabeza el presidente Alberto Fernández en el proceso de reestructuración de deuda pública con los acreedores privados y las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En un marco favorable por la falta de legisladores opositores en forma presencial, ya que solo estaba el diputado santafesino Luciano Laspina (Juntos por el Cambio), Guzmán comenzó su discurso con una aseveración contundente: “La deuda es un tema de fundamental importancia para el desempeño de la sociedad y nuestra economía”.

Y luego inició la descripción del inicio de su gestión: “Cuando asumimos, en el frente de la deuda publica había tres grandes problemas: el endeudamiento insostenible en moneda extranjera porque estrangulaba todo tipo de crecimiento y además el sector público no contaba con el espacio para aplicar las medidas necesarias; el otro problema era la falta de financiamiento vía el mercado en pesos; y el tercer punto es el problema de la especulación financiera que ingresaron capitales especulativos en 2016 y en 2018, cuando cambia la tendencia, esos capitales especulativos se retiran en masa y generan una gran presión en el mercado cambiario”.

En ese sentido, enfatizó que los objetivos fueron la “reestructuración de la deuda en dólares, reconstruir el mercado en pesos, solucionar el problema de la especulación financiera y estirar los vencimientos de pagos”.

Y agregó: “El endeudamiento durante esos 4 años -del gobierno de Cambiemos- creció en unos cien mil millones de dólares”.

“Ingresaron capitales para cambiar de dólares a pesos y ponerlos en los instrumentos que son la Lebacks y no para invertir en la producción y generar trabajo. Esos mismos capitales fueron los que en 2018 se retiraron rápidamente y vapulearon a la Argentina”, subrayó.

En su explicación, detalló que “lo primero que hicimos fue buscar construir un sentido común de porque la sostenibilidad de la deuda publica debía hacer una política de estado y no solo de gobierno”.

“En el proceso de restauración de la deuda publica en moneda extranjera debía ser una política de Estado y por eso el Congreso tuvo tener un rol central en este objetivo”, reconoció.

Asimismo, sostuvo que “más que un buen acuerdo necesitamos un acuerdo que haga a la deuda una sostenibilidad”.
“El primer paso fue la ley de solidaridad económica que nos permitió tener un proceso ordenado de restauración mientras lográbamos un acuerdo con nuestros acreedores privados”, recordó.

También destacó que “se aprobaron una serie de leyes y decretos que permitieron restructurar la sostenibilidad de la deuda para que se modifique el plazo de vencimientos”.

Al destacar lo logrado, precisó: “Argentina logró un alivio financiero sustancial de 42 mil millones entre 2020 y 2024, lo que era fundamental antes de la pandemia, por lo que con pandemia se vuelve aun más relevante”.

“El alivio financiero para la Argentina fue muy importante porque cuando hay escases de divisas, hay menos actividad, hay menos trabajo y hay más inflación”, afirmó.

En ese sentido, dijo que “en diciembre de 2019, Argentina estaba en los tiempos de la escases, que obviamente se agravaron con la pandemia”.

“Resolver el problema de la deuda insostenible es una de las condiciones necesarias para salir del problema de la escases de divisas y así poder tener más actividad, más trabajo y poder emprender un proceso de reducción de la inflación”, remarcó.

Otra de las cosas que destacó fue que se concluyó “en tan solo 9 meses la segunda mayor reestructuración soberana a nivel global detrás de la de Grecia en 2012”.

Negociación con el FMI

Guzmán consideró que “en el 2019 se hizo un enorme daño a la Argentina y hoy estamos sanando esas heridas y es un proceso que va a llevar tiempo”.

“Nosotros lo que estamos buscando es un acuerdo con el FMI para evitar un mal mayor, pero el acuerdo no va a generar algo mágico en Argentina”, agregó.

Y agregó: “Para nada. No es ni siquiera para celebrarlo cuando lo logremos, sino que lo que estamos haciendo es evitar que el enorme potencial destructivo que se generó con ese tipo de acuerdo tan insostenible se materialice al menos en parte”.

Para Guzmán, el préstamo del FMI a Macri “fue un préstamo político” y “esto no puede volver a pasar”.

Fuente www.elparlamentario.com Zona de los archivos adjuntos