Prensa

Luenzo: necesitamos saber si se está trabajando para erradicar la silicosis

El senador nacional Alfredo Luenzo pidió al Poder Ejecutivo Nacional, por medio de un proyecto de comunicación, que informe sobre los puntos referidos a la propuesta de “Programa Global para la Eliminación de la Silicosis”, elaborada en conjunto por la Organización Internacional del Trabajo (O.I.T) y la Organización Mundial de la Salud (O.M.S) en el año 1995

Luenzo manifestó que requirió información acerca de “los motivos por los cuales Argentina no habría implementado un Programa Nacional para la Eliminación de la Silicosis y si se tiene previsto la cumplimentación de uno para lograrlo”.

“Necesitamos saber si existen estadísticas actualizadas de la prevalencia de la enfermedad en nuestro país, detalles por región, año y franja etárea. Es una enfermedad grave, que se produce por la exposición a polvo con contenido de sílice, y que es hoy en día perfectamente prevenible”, agregó Luenzo.

“En la ratificación de este Plan, se ha propuesto como meta la erradicación de la enfermedad para el año 2030. En un cronograma de 35 años, se instó a los países a desarrollar planes y programas para lograr este objetivo sobre una enfermedad cuyas causas se pueden prevenir y para ello deben tomar las medidas adecuadas tanto en los lugares de trabajo como en la población las zonas aledañas donde se produce la explotación de la sílice”, continuó el legislador.

La Silicosis es la Neumoconiosis más conocida y extendida en el mundo, se trata de una enfermedad grave y potencialmente mortal. Sintéticamente se caracteriza por una fibrosis pulmonar producto de la inhalación de polvo que contiene sílice, es dosis dependiente, irreversible y progresiva, aún después de eliminar la exposición.

Debido a que la silicosis crónica es una enfermedad de lento desarrollo, los signos y síntomas pueden no aparecer hasta años después de la exposición. Los signos y síntomas más comunes incluyen.: disnea, tos, fatiga, pérdida de apetito y pérdida de peso, dolor de pecho, fiebre, gradual oscurecimiento de las uñas. En los casos avanzados, también se puede presentar cianosis, corpulmonale (Insuficiencia cardíaca derecha), insuficiencia respiratoria.

“Además del alto riesgo que significa para las personas que están expuestas al polvo de sílice que podrían sufrir enfermedades ocupacionales producto de su exposición, tanto para la explotación y tratamiento, también pueden ser afectadas las poblaciones aledañas a los centros productivos donde se produce la explotación de la sílice, viéndose perjudicados los niños y la tercera edad, que son los más vulnerables físicamente a los efectos negativos de la sílice en suspensión, según la Organización Mundial de la Salud”, aseguró Luenzo.

Otras Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *