Prensa

LA INDUSTRIA NAVAL ARGENTINA TIENE SU NUEVA LEY

Finalmente se convirtió en ley el Régimen de Promoción de la Industria Naval Argentina presentado por el senador nacional Alfredo Luenzo, que tiene como objetivos principales el desarrollo y crecimiento sustentable de la Industria Naval Argentina, la generación de nuevas fuentes de trabajo, el mejoramiento de la formación y capacitación y la incorporación de innovación y tecnologías como de la Ingeniería Naval Argentina.

“Es un día muy importante para la industria naval argentina”, declaró Luenzo. “Luego de un año de haber obtenido la media sanción en esta Cámara, hoy tenemos una ley”.

Luenzo agregó que “en nuestra vía fluvial hay aproximadamente 2600 barcazas con bandera paraguaya, 100 buques de la marina mercante de Bolivia, un país que no tiene mar, y mientras tanto, nosotros tenemos apenas 60 embarcaciones. Es fundamental poder recuperar el país grande, ambicioso y con el deseo de colocarse entre los mejores del mundo”.

En ese sentido el senador Luenzo aseguró que “entre Bolivia, Paraguay y Uruguay se llevan el 95% de la flota marítima, lo que implica no tener industria naval ni personal argentino embarcado. Gracias a esta ley, y al de desarrollo de la Marina Mercante Nacional, íntimamente relacionados, se podrán generar fuentes de trabajo, que podrá formarse y capacitarse e incorporar innovación y tecnología. Podremos recuperar el orgullo de haber sido una de las potencias en el desarrollo de la industria naval argentina”.

“En 1869 se registraban en el Riachuelo 52 astilleros”. Hoy, continuó, “da pena recorrer el litoral marítimo y ver las condiciones en las que se encuentran los pocos astilleros y nuestro potencial naval. Tenemos que revertir esta situación y gracias a los aportes de las organizaciones sindicales, de los sectores empresarios públicos y privados, del trabajo en ambas cámaras y de mucha gente, podemos hacer posible recuperar un desafío pleno para la independencia, para la soberanía y también para dar valor a nuestros recursos laborales, nuestros recursos económicos y fundamentalmente ver flamear de nuevo nuestra celeste y blanca.”

“Tenemos que dejar de ser un país mediterráneo y volver a ser un país que mira hacia el mar. Es momento de revertir una decisión que va mucho más allá de lo económico y laboral, sino que es una decisión estrictamente patriótica”, enfatizó Luenzo.

Otras Noticias