Marcelo Guinle

Marcelo Guinle perteneció a esa camada de políticos que dio el segundo turno de la democracia recuperada, encarnando un recambio generacional inconfundible.

Junto a Carlos Maestro, Jorge Aubía, Osvaldo Salas, Néstor Perl, y otros, representó la renovación dirigencial chubutense a principios de los 90, marcando un nuevo estilo de liderazgo, más de cara a toda la ciudadanía que a las internas partidarias.

Hombre de las leyes, su impecable trayectoria como asesor letrado de YPF, juez de primera y segunda instancia y más tarde como titular de las carteras de Gobierno -municipal y provincial- le llevaron a captar las preferencias del electorado para roles tan relevantes como la Intendencia comodorense y tres veces el escaño en la cámara alta.

Superando siempre fragilidades de salud, con su carácter firme y estilo moderado, marcó un derrotero de capacidad de trabajo y honestidad intelectual sin parangón.

Su pérdida no será tal, si el pueblo al que sirvió, y el puñado de dirigentes que formó con su ejemplo. Mantienen su memoria en forma activa emulando sus comportamientos como hombre público.